Arquitectura | El arquitecto de Escuela Presidente Roca
82
post-template-default,single,single-post,postid-82,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by cm in Sin categoría

El arquitecto de Escuela Presidente Roca

Día a Día, diario de Córdoba, Argentina. Entrevista a Mariano del Pino, egresado de la carrera de Arquitectura de la UBP.

Mariano del Pino

Mariano del Pino es arquitecto y a la vez un referente de los Panzas Negras en la Liga Cordobesa. Tirando paredes…
 
Las mañanas de Mariano del Pino empezaron a ser distintas desde febrero pasado. Es que en ese mes, el Tano, como le dicen, recibió su título de arquitecto en la Universidad Blas Pascal. Y para él, que tiene 27 años y que la viene peleando hace rato jugando en la Liga Cordobesa, el día que le dieron el diploma en la facultad fue como si hubiera salido campeón.

“Fue una alegría muy grande. Y el fútbol me ayudó en la carrera. Cuando jugaba en Racing, me tiraban alguna moneda y por suerte pude pagarme los estudios. Arquitectura es una carrera de las más exigentes y caras y gracias a Dios pude terminarla”, le cuenta Del Pino a Día a Día.

El volante central se inició en el Cibi, luego pasó a Racing de Nueva Italia y desde hace siete años, está en Escuela Presidente Roca y es el capitán del equipo.

Y luego de que recibió su título tan buscado, el Tano no perdió tiempo y empezó a buscar laburo. Tuvo suerte y consiguió rápido. “Fue una suerte entrar a trabajar. Estoy en la empresa constructora Nivelco que está desarrollando un parque industrial. Yo estoy a cargo de armar el cordón perimetral para que se empiece a construir adentro. Me está sirviendo para agarrar experiencia y lo estoy manejando bastante bien. Voy a la mañana pero siempre espero que llegue la tarde para ir a entrenar a Escuela”, se alegró el volante central y capitán de los Panzas Negras.

Una de cal, una de arena

Antes de agarrar los libros, los lápices y el tablero, Del Pino construyó su vida ligado al fútbol. A los 17 años debutó en la primera del Cibi. Luego pasó a Racing donde jugó no sólo en la Liga Cordobesa sino también formó parte del plantel en el Argentino A donde fue dirigido por Juan Manuel Ramos y por Gustavo Coleoni. A los 19 años, cuando estaba por dar el salto en la Academia cordobesa, el destino le jugó una mala pasada pero el jugador, a pesar del bajón, lo supo capitalizar.

“Me quebré tibia y peroné. Estuve ocho meses parado y eso me tiró abajo pero la lesión hizo que decidiera ponerme firme con el estudio. Se me hizo muy difícil todo pero estuve aprovechando el tiempo para empezar un objetivo en la vida que es tan importante como el estudio. Por suerte este año pude terminar la carrera y estar trabajando de arquitecto, además de jugar, es muy bueno”, dijo el volante central.Mariano Del Pino es capitán y referente de Escuela.

A la hora de aprovechar el tiempo, Del Pino puede hablar con su experiencia y siempre le estará agradecido al deporte. “En el fútbol uno se contacta con gente vinculada a la construcción y por suerte me dieron una mano después de recibirme”, aclaró Del Pino.

Arma paredes

El día de Mariano Del Pino no difiere mucho de lo que viven la mayoría de los que, sábado a sábado, dan todo por sus equipos en las canchas de la Liga Cordobesa. Este mediocampista sale a las 17 de trabajar y se va a toda velocidad a barrio Colón, donde está la cancha de Escuela Presidente Roca, a entrenar junto a sus compañeros.

“Les tengo que agradecer a ellos y a todo el club. Por ahí llego muy jugado o algunas veces tarde a las prácticas y hay comprensión y apoyo. Ellos se alegraron mucho cuando me recibí porque vieron todo el sacrificio que hacía para estudiar y poder jugar. Ahora, después de recibirme, estoy más relajado y puedo disfrutar de los entrenamientos y los partidos”, dijo.

Como arquitecto, volante central y capitán de los Panzasnegras el mismo jugador traza un paralelo de su profesión y su pasión. “En mi puesto en la cancha estoy obligado, primero a destruir y luego a construir paredes. Me gusta más jugar que meter pero sé que lo primordial es recuperar para luego armar juego. En la arquitectura, es más o menos lo mismo, ja”, cerró Del Pino.

Link: El arquitecto de Escuela Presidente Roca

Ingresar un comentario

happy wheels