Arquitectura | El Un latinoamericano que ganó el Pritzker 2016, considerado “el Nobel de la arquitectura”
169
post-template-default,single,single-post,postid-169,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in arquitectura, Premios

El Un latinoamericano que ganó el Pritzker 2016, considerado “el Nobel de la arquitectura”

El chileno Alejandro Aravena, fue elegido ganador del Premio Pritzker 2016, el más alto reconocimiento que se otorga en el campo de la arquitectura mundial. “El jurado seleccionó a un arquitecto que profundiza nuestro entendimiento de lo que es un diseño verdaderamente grandioso”, dice el anuncio oficial.

La Fundación Hyatt anunció el nombre del ganador argumentando que:

“Practica la arquitectura como una empresa ingeniosa en comisiones privadas y en diseños para el ámbito público y representa el resurgimiento de un arquitecto más comprometido socialmente”.

Según la misma Fundación, la obra de Aravena, además de abordar los desafíos del siglo 21, “brinda oportunidades económicas a los menos privilegiados, mitiga los efectos de los desastres naturales, reduce el consumo de energía y ofrece un acogedor espacio público”.

El arquitecto de 48 años, que vive en Santiago, es el cuarto latinoamericano que gana el Pritzker, después del mexicano Luis Barragán (1980), y los brasileños Oscar Niemeyer (1988) y Paulo Mendes da Rocha (2006), quien estuvo en la Bienal de nuestra ciudad durante el 2014. Luego de premiar a Shigeru Ban en 2014, a Frei Otto en 2015 y a Alejandro Aravena en 2016, el Premio Pritzker muestra una reciente tendencia a destacar arquitectos que justamente han traspasado los límites tradicionales de la disciplina, transformándose en una figura más bien universal, capaz de influir en aquellos ámbitos que permitan que las soluciones a las problemáticas más urgentes de la sociedad puedan concretarse y -más importante aún- replicarse.

El medio especializado Plataforma Arquitectura se refirió al reconocimiento diciendo que “se premia a un arquitecto que, convencido del poder de la buena arquitectura, ha dejado en evidencia la importancia del trabajo profesional. Que de alguna manera está ayudando a cambiar esa idea establecida -y casi suicida- de que el arquitecto es el actor que encarece el proyecto a través de operaciones que nada tienen que ver con la realidad. Que en lugar de quejarse de lo que falta, ha logrado intensificar lo que está disponible, privilegiando el beneficio colectivo antes que la ganancia individual”.

Aravena, 41° laureado del Pritzker, recibirá el premio el 4 de abril, en una ceremonia que tendrá como sede el edificio de las Naciones Unidas, en Nueva York.

Fuente: Diario LaVoz

Ingresar un comentario

happy wheels