Las réplicas de las piezas más importantes pueden llegar a costar más de 10.000 dólares (EFE)
Las réplicas de las piezas más importantes pueden llegar a costar más de 10.000 dólares (EFE)

“Llevamos años haciendo réplicas de nuestros monumentos y llegó el momento de que vean la luz”, dice Iman Saber, una de las artistas del Centro de Recuperación del Arte del Antiguo Egipto, mientras dibuja una cenefa de cerámica de flores de loto en la tienda de regalos del museo, donde se muestran estas copias.

Este centro y el Departamento de Réplicas de la Unidad de Modelos Arqueológicos exponen por primera vez sus piezas en el museo y las venden a precios para todos los bolsillos: desde figuritas por 5 libras egipcias (el equivalente a 56 centavos de dólar) hasta grandes sarcófagos o el carro que condujo el faraón Tutankamón, por 90.000 libras (más de 10.000 dólares).

La exposición, inaugurada el pasado 14 de julio por el ministro de Antigüedades Jaled al Anani mantendrá sus puertas abiertas hasta el próximo 28 de julio a los visitantes. Allí se podrán adquirir cientos de réplicas de tesoros egipcios, con una presencia especial del ajuar funerario de Tutankamón, hallado intacto por Howard Carter en 1922.

Salah, un artesano de la Unidad de Modelos Arqueológicos, cuenta, cincel en mano, que lleva casi 40 años realizando réplicas para su pequeña tienda ubicada en el Cairo Antiguo, aunque en 2011 se unió a ese departamento del ministerio de Antigüedades.

Sentado frente a una pequeña mesa llena de materiales y réplicas por finalizar, Salah muestra un abanico del faraón niño.

Vista de algunas réplicas de los tesoros de los grandes faraones en el Museo Egipcio de El Cairo. (EFE)
Vista de algunas réplicas de los tesoros de los grandes faraones en el Museo Egipcio de El Cairo. (EFE)

“Este abanico contiene dos partes que se sueldan; en ellas hacemos unos huecos para poner las plumas, después el mango de Tutankamón, y a todas esas partes, que son de cobre, las unimos al mango para acabar el utensilio que los guardias del rey utilizaban para abanicarlo”, explica el artesano.

A su lado, el jefe del Departamento de Réplicas de la Unidad de Modelos Arqueológicos, Ayman Abed, señala que cerca de cincuenta artesanos como Salah participan en la exposición.

“Hemos unido a un grupo grande de artistas especializados, que tienen muchos años de experiencia, y enviamos equipos tanto al museo como a otros lugares para hacer fotos de los monumentos para luego crear esas réplicas en la Unidad”, cuenta Abed.

Asimismo, el responsable destaca que la idea de fundar la Unidad, creada en 2011 y situada en la Ciudadela de El Cairo, surgió para combatir la propagación de réplicas llegadas desde China. “El objetivo (de la Unidad) es producir una copia exacta del modelo original con manos egipcias”, asegura.

Para Abed, su departamento “garantiza la calidad de las réplicas” y por ello cuenta entre sus planes realizar copias de todos los monumentos egipcios. “Hasta ahora, la Unidad produjo entre 500 y 600 réplicas de Tutankamón y su ajuar”, detalla.

El artesano Salah trabaja en la elaboración de una réplica de los tesoros de los grandes faraones
El artesano Salah trabaja en la elaboración de una réplica de los tesoros de los grandes faraones

Ante la gran variedad de piezas, el responsable del departamento reconoce que las que más se venden son las más baratas, ya que están más al alcance de los bolsillos egipcios. “La gente suele comprar piezas para regalos, pero no van a adquirir un sarcófago o un carro”, declara.

Una de las visitantes de la exposición, Yasmin, estudiante de Antigüedades en la Universidad de Ain Shams, en El Cairo, admira esas grandes réplicas de los tesoros de su país.

Sin embargo, no compra ninguna y opta por adquirir varios libros sobre arte y arqueología, cuyo valor fue rebajado durante el tiempo que dura la exposición para promocionar su venta.

“Son muy baratos porque hay una rebaja de precio del 75%, pero el descuento para comprar las réplicas es de sólo el 20%”, comenta la joven.

La artesana Iman Saber (izquierda), del Centro de Recuperación del Arte del Antiguo Egipto, junto a una compañera (EFE)
La artesana Iman Saber (izquierda), del Centro de Recuperación del Arte del Antiguo Egipto, junto a una compañera (EFE)

Por Azza Guergues y Edu Marín -EFE